Vikinga Astral

Victoria Herrera, @astro_viking, nació en España, pero vive en Argentina. Con pelo rojo y palabras afiladas, es la astróloga estrella de las redes.
Vikinga Astral

El primer posteo de su cuenta de IG, de agosto de 2016, es personal, nada que ver con los astros. Pero enseguida empezó a postear lo que ve en el cielo, pero en su estilo propio y personal. Son fotos, imágenes, citas, disparadores que explican algún tránsito, pero enseguida pasa a otra cosa. Es la astrología como una excusa para pensarse dentro del universo. “Empecé escribiendo para mí misma. No sabía lo que estaba haciendo. Después, empecé a tener seguidores y la gente me decía que pusiera hashtags para crecer más rápido, pero yo no quería. Porque si algo entendí a esta altura, es que no quiero nada que no sea real. No me quiero hacer más trampa. Quiero que pase lo que tenga que pasar”.

“La gente presume de no cambiar. Y yo me pregunto qué paso con toda esta información que fuiste invitada a incorporar durante años”.

Es raro escuchar a una astróloga hablando de “lo real”. Una espera un discurso de hipótesis…

La astrología es muy rica cuando te abre, pero los humanos somos un aburrimiento, lo que queremos es confirmar lo que ya sabemos de nosotros. Lo bueno de la astrología es que una entra por lo autorreferencial, pero después termina teniendo que hacerce cargo de un montón de información de la que no se quería hacer cargo. Porque lo que te dice la astrología es que ante tus ojos no aparece cualquier mundo, aparece un mundo que es coherente con tu entramado energético, por lo cual el novio malo, el jefe que no sé qué, la madre posesiva y toooodos los demás soy yo misma.

Una persona que llega y se presenta con su signo y su ascendente, como su DNI, como una marca de afuera que obtura.

Es que el ser humano está todavía en una etapa muy narcisista, en la que prefiere contarse quién es y quedarse fijo ahí, “soy esto, cerrame la 12”. Y así también nos cerramos a que la vida nos lo vaya mostrando. Preferimos fragmentar la información y tomar lo que nos conviene. Es ese susto lo que explica que alguien venga y te diga: “Es que yo soy ascendente en Leo”, etc, etc.

¿Qué te pasa cuando alguien te dice que no cree en la astrología?

Le pregunto: “¿Qué parte no creés?, ¿que formamos parte de un sistema solar?”.Digo, porque si me afecta un microondas, cómo no me va a afectar Júpiter… Pero bueno, cada uno cree en lo que quiere. 

¿Por qué elegiste ese nickname?

Yo me quería poner @astro_vikinga, pero no había más caracteres. Y me da risa porque hay gente que lo pronuncia en inglés, pero es que no me entró la “a”. Amo el mundo vikingo, de chiquita me llamaban “vikinga” y me encanta su pueblo, esa gente que tenía tan poco miedo… imaginate que se contaron esa historia de que si morían en batalla llegaban al Valhalla, un lugar donde todo era una fiesta para los héroes.

Lo que vos hacés se llama “astrología humanística” y no se lleva bien con lo predictivo, ¿verdad?

Mirá, la astrología se usa desde hace siglos. No hubo un rey que se fuera a una guerra sin consultar primero a un astrólogo. O las reinas, por ejemplo, que se provocaban los partos para las 12 del mediodía, para parir un hijo cuando el sol estuviera en la casa 10, arriba, en el medio cielo, lo que aseguraba un hijo solar, al que se mira, que cohesiona, todas cualidades hermosas para un rey. La astrología se la usó siempre para manipularla. Lo interesante de este momento es que la astrología humanística propone usar la astrología no para controlar, sino para invitarnos muy de a poco, y muy amorosamente, a entregarnos a bailar la música que está sonando.

“Lo que dice la astrología es que somos vínculo: mientras más separado, menos inteligente. Tal vez lo que busca la gente en la astrología sea ese puente que se ha roto naturalmente”.

Pero hay tránsitos más beneficiosos que otros… 

Yo no creo tanto en los tránsitos malos. El miedo que una persona le tiene a la lectura de su carta es producto de no querer moverse de su estabilidad. La información que viene es la idónea, la que me va a hacer crecer, la que me va a dar posibilidades nuevas. La vida es un montón de NOES que nos llevan a SÍES. Todos sabemos que estamos mejor ahora que hace diez años y, sin embargo, todas las propuestas de movimiento que nos trajo la vida en estos diez años, las resistimos muchísimo… Hagamos espacio a la info que viene, porque va a venir igual. ¿Para qué nos vamos a resistir? Además, los tránsitos van y vienen, la retrogradación de planetas tiene que ver con eso, con darte tiempo para registrar lo que pasa. Los tránsitos que generan crisis (porque hay algo que está mutando) son una oportunidad. ¡Que venga! ¿Qué pretendo? ¿Quedarme siempre igual?

Cuando alguien llega a verte, ¿qué pretendés vos de esa consulta?

Que la persona salga con más espacio adentro: más que atiborrarla de información, perforarla. Que esa persona salga con más posibilidades de tomar algo, de recibir. Pero con amor, eh, le tengo mucho amor al mono, en ese registro de “qué sé yo”, hago lo que puedo, me abrazo a mis errores, solo el amor nos libera, lo que se dice sin amor no vale… La sesión astrológica no es confirmatoria, es todo lo contrario. Y, además, gracias por lo que me traés vos a mí, porque la astrología es horizontal. Como las ciencias esotéricas generan miedo, se la puede ver como una consulta piramidal, pero no: quedémonos de frente, vos y yo, para que la información pueda circular. 

Desmitifiquemos todo, entonces: ¿existe un signo mejor que otro?

No, sería ridículo pensar eso. Cada uno de nosotros somos un entramado de 12 energías. Tenemos doce casas, cada una está en un signo. Somos una ensalada de todo. 

Pero ¿se puede anticipar algo mirando una carta? 

Mirá, una carta astral es una foto de una persona X: la persona no va a hacer identidad en toooodo eso, va a estar loopeando en un lugar. El resto de las energías se le van a ir presentando en su vida a través de gente, de situaciones, etc. ¿Cómo puedo yo saber de antemano con qué parte de su carta la persona se ha identificado y darle justo esa información que necesita? ¿O cómo voy a dividir a las personas en 12 grupos? ¿Hay 12 tipos de humanos, acaso? ¿A los que les interesa la salud, el dinero y el amor? ¿Cómo les voy a decir a tooodos los arianos que les va a pasar no sé qué? ¡Es mentira!

OK, entonces hablemos de las modas que hay en la astrología. Es más cool “tener mucha agua” en la carta que “tener mucha tierra”, por ejemplo. 

Depende del ambiente en que te muevas.

Bueno, yo trabajo con la escritura, y “no tengo agua” en mi carta. Y siento que me quedo afuera de todas las movidas copadas de mi ambiente…

¿Ves? Eso es lo que pasa cuando leés la vida en vez de contemplarla, y entonces una información que sería genial para aprender a incorporarla te deja afuera. Por eso a mí me interesa que la gente no tenga idea de su carta cuando viene a verme. Porque si no, pasa eso de  “como yo no tengo agua, no tengo derecho a ser sensible”.

¿Por qué una persona puede sentirse más identificada con su ascendente que con su signo?

Porque probablemente hace identidad en eso. Pero cada uno es las dos cosas.

¿Qué opinás de Mia Astral?

Me divierte, pero tiene un equipo gigante de gente muy informada en los tránsitos. Igual, ella hace algo muy predictivo y yo no creo en eso. 

¿Una tiene un ascendente anual?

La revolución solar es una carta que se hace cuando el sol retorna a la posición del nacimiento pero en el mapa astral de cada año. Y, sí, entonces tenés un ascendente cada año. La revolución da muchísima información, pero siempre se debe mirar comparando con la carta natal. No es que te convertís en una persona distinta cada cumpleaños: es más un clima.

Minibío

Victoria Herrera llegó a Argentina con una beca para estudiar teatro con Augusto Fernandes. Él la introdujo en la astrología y se metió a estudiar (no deja de estudiar) en Casa XI. También es bioenergetista, trabaja con flores de Bach y está por graduarse en constelaciones familiares. En su casa-taller da junto con su socio una formación en astrología vincular-vivencial (actualmente está abierto el proceso de admisión para el curso 2020). “Hago cartas, pero ahora estoy más interesada en hacer acompañamiento de procesos.

Quiero hacer una terapia integral para profundizar un poco más. No es coaching, es una consulta de astrología con aditivos”. Victoria está escribiendo una novela que va a salir el año que viene por Planeta.

www.lamarencosmos.com

¿Qué son los nodos? ¿Qué onda Mercurio retro…?

Los nodos son puntos en el cielo donde la órbita de la Luna intercepta la de la Tierra. Mercurio retro… Pará, pará. Es un montón de info, que si la fraccionás toda, entonces dejás de ser una persona y te convertís en Frankenstein. Para mí, la astrología es entrenar una mirada, es dejar de ver separado, es ir sacando lo que separa. Más que para atiborrarnos de información, la astrología debería servir para deconstruir una mente. •

Por Carmen Güiraldes.

Fotos gentileza de Matías Tavolaro.

Ilustración de Josefina Schargorodsky.

Bitnami