Tomar agua

Cuánto es realmente lo que tenemos que tomar por día.
Tomar agua

Sabemos que somos casi un 70% de agua. También sabemos lo peligrosa que resulta una deshidratación extrema e intuimos que estar bien hidratadas nos asegura regularizar las funciones vitales y nos hace ver la piel más elástica y luminosa, entre tantos otros beneficios.

Pero ¿cuánto es estar bien hidratado? Sed, cansancio y calor son las señales más obvias de que estás tomando poca agua y de que se justifica que te apuntes a la costumbre de ir con la botellita a todos lados. Porque no se trata de una moda pasajera, sino más bien una actitud de bienestar que cobra cada vez más fanáticos. Por ejemplo, Gwyneth Paltrow lanzó en junio pasado su nuevo emprendimiento: FLOW. Se trata de un agua alcalina (sin agregados), embotellada en un envase hecho con fibras naturales.

Tomar agua porque… 

Mejora la digestión, reduce el estreñimiento, desinflama y hasta previene de infecciones urinarias, ya que el movimiento de líquidos contribuye a liberar toxinas del sistema urinario. Tomar agua también ayuda a asimilar mejor los nutrientes de los alimentos y mejora el metabolismo en general. 

Ayuda a una piel hidratada, tersa y luminosa. La falta de agua favorece la aparición de puntos negros, granos y arrugas.

Si te sentís cansada, si te cuesta concentrarte o tenés dolores de cabeza frecuentes, tal vez te está faltando agua en el cuerpo. Cuando estamos bien hidratadas, las células del cerebro reciben sangre oxigenada y todo anda y se siente mejor.

El agua lubrica nuestras articulaciones y es el componente de nuestros músculos. La mala hidratación puede traer dolores, fatiga, calambres y hasta desgarros. 

Water hacks

El té, el mate o el café, las bebidas saborizadas o gaseosas complementan la hidratación del cuerpo, pero es importante saber que no reemplazan el consumo de agua. En cuanto a las infusiones, que se hacen a base de hierbas secas o frutos deshidratados con agua caliente, tienen un efecto diurético en el cuerpo, lo que definitivamente no ayuda a la retención de líquidos. Por otro lado, las bebidas industrializadas contienen elevadas cantidades de colorantes, saborizantes, productos químicos y, en algunos casos, azúcar.
Si te aburre tomar agua todo el tiempo, podés reemplazarla por bebidas saborizadas, pero caseras. Lo más elemental es mezclar en una botella agua con jugo natural de fruta o verdura, pero también podés agregarles magia.

“Es puro poder curativo. #ILoveWater”.
Gwyneth Paltrow

¿Agua CRUDA?

Por: Por la Lic. en Nutrición Laura Volpone*.

Tomar agua salvaje o cruda está de última moda en Silicon Valley. Es el agua que brota de manantiales naturales y es virgen de la mano del hombre. Los defensores de esta práctica son los mismos que siguen dietas paleo o ancestrales. Sostienen que, en el proceso de potabilizar el agua, se le quitan sus minerales naturales y se le agregan flúor y metales pesados, que son contraproducentes para la salud. Del otro lado están quienes creen que tomar agua salvaje es peligroso, porque contiene bacterias, parásitos y pesticidas que pueden revestir peligros para la salud.
Un bidón de agua cruda de la marca Live Water (que contiene 10 litros y se entrega en un envase de vidrio reciclable) se vende a US$60 en Estados Unidos. El fenómeno también llegó a Internet y las redes sociales; en el sitio findaspring.com, miles de usuarios descubren y comparten las ubicaciones de fuentes naturales de agua, creando así una especie de “guía líquida” que se mantiene actualizada por la comunidad.
Para quienes no tienen acceso a esta moda, está la opción de tomar agua mineral, que también proviene de los manantiales pero es potabilizada; agua filtrada, que es el agua de la canilla que se pasa por un filtro que debe estar correctamente limpio para que sea eficiente (y es la que yo recomiendo), o el agua de grifo, que es el agua que sale del río y es adecuadamente clorada para su consumición. Al agua de la canilla todos los meses se le hacen estudios para corroborar que no contenga metales pesados y que está limpia de microorganismos.
*@nutrimenttum, del equipo de @integralnutricion.

Santo remedio

¿Cómo me doy cuenta de que estoy mal hidratada? Tener sed es en sí misma una señal tardía, porque indica que estás deshidratada en un 1% y ni siquiera lo notaste. Pero hay otros indicativos de que tenés que tomar más agua: la boca o la piel seca constantemente, la orina color amarillo oscuro (señal de que estás reteniendo líquidos) o uno bien fácil: si sos de esas personas que pueden estar más de ocho horas sin ir al baño, definitivamente te falta agua en el cuerpo. 

Según las guías alimentarias para la población argentina, necesitamos consumir ocho vasos de agua por día, aproximadamente dos litros. Esto varía un poco según la composición corporal de cada persona, la actividad física que realice y en qué época del año estemos.

El primer vaso es al despertar, para activar el metabolismo. El último vaso es antes de dormir, porque ayuda al proceso de limpieza que hace nuestro cuerpo mientras descansamos. En el medio, la licenciada en Nutrición Rosario Montaldo recomienda tener siempre a mano una botella con agua, porque verla nos invita a tomar y, a la vez, sirve para medir cuánto estamos consumiendo.

El agua se come

Sandía: es 92% agua y tiene mucha vitamina C. Aumenta las defensas y reduce el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Naranja: es 88% agua, rica en vitamina C, potasio, calcio y ácido fólico. Es buena para la piel y para mantener altas las defensas.

Kiwi: es 83% agua, contiene mucha vitamina C y fibra. Mantiene altas las defensas y regula el colesterol y la presión sanguínea.

Manzana: es 86% agua, tiene muchísima fibra y gran poder antioxidante.

Hojas verdes: la lechuga y la espinaca son 95% agua, ricas en vitamina A y C y contienen muchos minerales. Además, son buenas para la piel, la regeneración de células y la visión.

Tomate: es 94% agua y es rico en potasio, fósforo y vitamina A y C.

Pepino: es 96% agua y contiene muy pocas calorías. Es uno de los vegetales que mejor acompañan la digestión. Se recomienda consumirlo crudo. 

¿Sabés cuánta agua estás tomando?

Por: Water Challenge

En este calendario, te proponemos marcar la cantidad de vasos de agua que tomás por día para ver si notás algún cambio en tu cuerpo cuando completás la semana. Tomátelo (¡ja!) como un juego e invitá a otros a sumarse.

Texto gentileza de Martina Freier.

Foto de Ramiro González / archivo OHLALÁ!

Producción de Eloísa Von Wernich.

 

 

Bitnami