El ABC de los hábitos saludables

Una guía imprescindible para crear cambios positivos en tu vida.
El ABC de los hábitos saludables

Galeno, la empresa de salud argentina, que cuenta con la mayor infraestructura sanatorial propia, elaboró un informe llamado “Hábitos saludables para una mayor calidad de vida”. En base a sus conclusiones, armamos este ABC de la salud que nos permite chequear qué tan bien encaminadas estamos o si necesitamos hacer algunos ajustes. Tomá un lápiz y andá marcando.

A de Actitud.

Si bien enfermar es parte de la naturaleza humana, reducir las posibilidades de que eso suceda es tomar las riendas de nuestra vida. Conocer nuestros cuerpos e informarnos sobre lo que le hace bien es un rasgo de inteligencia. 

B de Balance.

Parte de conocernos, es entender las proporciones en que necesitamos las cosas. Entrenar no es explotarse, y comer sano no es vivir a lechuga.

C de Chequeo.

El chequeo médico anual es indispensable. Un análisis de sangre para ver el estado interno de nuestro cuerpo nos puede ayudar a atajar problemas apenas surgen. En las mujeres, los chequeos ginecológicos son impostergables.  

El ABC de los hábitos saludables

D de Desayuno.

Obligar al cuerpo a rendir después de horas de ayuno es cruel para nuestro organismo. Debemos educarnos en hacernos el tiempo y el hábito de tomar un buen desayuno.

E de Enfermedades No Transmisibles.

La obesidad , el cáncer y las  enfermedades cardiovasculares y pulmonares crónicas son responsables del 71% de muertes en el mundo. La mayoría se pueden prevenir dejando el tabaco, reduciendo el consumo de alcohol, haciendo actividad física y con buenos hábitos nutritivos.

F de Fibra.

Es la parte de los vegetales, frutas y verduras que no puede ser asimilada por nuestro organismo. Sirve para crear ácidos grasos de cadena corta, una gran fuente de energía. Colabora además con la prevención de enfermedades del sistema digestivo. 

G de Grasa.

Las buenas vienen en los frutos secos, las semillas, los pescados y aceites de oliva. Son una fuente de energía, regulan la temperatura corporal, forman parte de las membranas celulares y transportan y absorben a las vitaminas solubles.  Además, regulan funciones metabólicas, envuelven y protegen órganos vitales y forman parte de algunas hormonas.

H de Hidratación.

Aproximadamente el 60% del agua que hay en nuestro cuerpo se encuentra en el interior de las células. El resto circula en la sangre y baña los tejidos. El agua potable, el agua de coco, los jugos y el té verde son los que mejor impactan en el organismo.

I de Impacto Emocional.

Se considera que la salud de una persona es el resultado de la interacción entre factores genéticos y ambientales. Dentro de estos últimos están los  factores emocionales, que son fundamentales.

El ABC de los hábitos saludables

J de Juegos.

Procurarnos entornos lúdicos, espacios en los que no haya ninguna presión y solo podamos divertirnos y ser nosotros mismos, nos libera del estrés.

K de Kilos.

La obesidad disminuye la esperanza de vida porque  aumenta el riesgo de desarrollar las principales enfermedades no transmisibles que anticipan el fallecimiento de una persona. Pero ojo, estar por debajo de nuestro peso es igual de desgastante para nuestro organismo.

L de Longevidad.

El deterioro biológico es inevitable, sin embargo, los problemas de salud asociados al crecimiento en edad no solo son genéticos, sino que también son ambientales. Con nuestros hábitos podemos acelerar, retrasar, aumentar o disminuir ciertas tendencias naturales.

M de Médicos.

Los estudios demuestran que quienes sostienen una relación cálida con un médico de confianza tienen mayores chances de cumplir con la continuidad de sus chequeos y con los requisitos de los tratamientos.

N de Nutricionista.

Si no tuvimos la suerte de contar con una buena formación sobre alimentación en el colegio o dentro de nuestro entorno familiar, emprender una consulta con un nutricionista para que nos eduque, es algo que podremos aprovechar toda la vida.

O de Omega.

Los ácidos grasos esenciales son aquellos que no pueden ser fabricados por el organismo, por eso necesitamos incorporarlos desde de afuera. Los más importantes son los Omega 3 y 6, que se encuentran en pescados azules, semillas y frutos secos.

P de Psicólogos.

La mayoría de las personas necesitamos ayuda psicológica alguna vez en la vida. Tener en cuenta que esta posibilidad existe y contar con un grupo de expertos cercanos, nos hace más fácil sobrepasar los malos trances.

Q de Quesos.

Los quesos y los lácteos en general son muy importantes en la dieta porque son, para muchos de nosotros, la principalmente fuente de vitamina D, un nutriente cuyo déficit está relacionado, por ejemplo, con las enfermedades autoinmunes. 

R de Registro.

Llevar registro de nuestro estado de salud nos permite tomar mejores decisiones. Tenemos derecho a contar con nuestra propia historia clínica e incluso a llevárnosla si cambiamos de profesional.

El ABC de los hábitos saludables

S de Sol.

Aunque sus rayos directos y en exceso pueden ser perjudiciales, el sol es fundamental e innegociable para que nuestro organismo termine de procesar la vitamina D. Diez minutos en nuestra cara, cuello y brazos alcanzan para tener la dosis necesaria. 

T de Tabaco.

El 50% de las personas que fuman mueren por enfermedades asociadas a esta adicción. Un gran porcentaje del resto convive con enfermedades graves ocasionadas por el cigarrillo o se las provoca a los de su entorno que fuman pasivamente.

U de Urgencias.

Contar con un sistema de urgencias que responda a nuestros llamados de manera veloz y eficaz es parte de garantizarnos un entorno saludable.  

V de Vitaminas.

Aprender qué vitaminas estamos consumiendo y cuáles debemos incorporar es parte de la educación para nuestra salud. Si estamos muy exigidos, podemos pedirle a nuestro médico un refuerzo.

X de Rayos X.

Los diagnósticos por imágenes son una de las grandes ventajas medicinales con las que contamos. No sólo los análisis de sangre y orina pueden mostrarnos como estamos por dentro. Las radiografías de tórax sirven para detectar neumonías en casos de toses persistentes, por sólo nombrar algunos usos.  

El ABC de los hábitos saludables

Y de Yoga.

Las actividades físicas, especialmente las que no requieren alto impacto, son grandes aliadas para mejorar nuestro estado físico y mental porque además, son más fáciles de sostener en el tiempo.

Z de Zona de Confort.

Enfrentarnos a nuevos desafíos que extiendan nuestras capacidades también es un camino hacia la salud. Desarrollar nuevas habilidades y animarse a más nos mantiene motivados y nos ayuda a valorar nuestro propio tiempo y energía.

Bitnami